Entradas

Tiempo de lectura: 5 minutos

El Aita Angel, padre en euskera, es también Abba Melaku, como le llaman en la ciudad de Wukro. Él, símbolo de humildad, puso al servicio de los demás todo lo que le pertenecía, y tras 20 años en Tanzania, pisó tierra etíope hace más de 25 años con la misión de construir una escuela.