Tiempo de lectura: 6 minutos

La ciudad de Maputo (capital de Mozambique), está dividida en distritos, que a su vez se dividen en barrios, que a su vez se desgranan en quarteiraos.

Chamanculo es uno de los barrios del oeste de la ciudad, que se divide en 23 quarteiraos. Es unos de los barrios en los que la ONG Cesal en colaboración con varios consultores, entre ellos nuestro amigo Álvaro, están llevando a cabo un proyecto de reconocimiento del patrimonio.

Y es que este, como muchos otros barrios está cargado de historia, de historia de la época de los portugueses, del Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), de personas que tuvieron que abandonar el barrio escoltados por mozambiqueños, de árboles que dan sombra a encuentros de líderes del barrio y de fábricas que, aunque sus trabajadores se hayan renovado, sus máquinas siguen intactas tras sesenta años de historia. Chamanculo ha escrito su propia historia, y lo que viene ahora es un breve relato sobre ello.

Bandera de la FRELIMO en la secretaría del barrio de Chamaculo

¿Quién habita Chamanculo?

En la visita que hacemos por el barrio como parte del proyecto, nos acompañan tres de los líderes del barrio. Son 3 hombres, alrededor de los 50, respetados en el barrio, que crecieron en Chamanculo y han visto pasar ante sus ojos los movimientos que consiguieron la independencia de Mozambique en el 1975 de la mano de Samora Machel, el comienzo de la guerra de los 16 años, o la gran crisis de los años 80.

Uno de los líderes del barrio, en la visita por Chamaculo

Durante la crisis, muchos de ellos viajaron a Cuba y a la Alemania comunista, donde llevaron a cabo sus estudios. El comunismo, el nexo común entre los 3 países, está aún presente en Mozambique, donde las tierras no pertenecen a los ciudadanos sino al estado (el ciudadano puede comprar el derecho sobre esas tierras durante un tiempo determinado), y el partido (la FRELIMO) lleva gobernando desde que el país alcanzo su independencia en 1975. La gobernación de los barrios también está ligada al partido, donde todos sus líderes son afines a las ideas del partido.

Por otra parte, la progresiva pérdida de los poderes tradicionales es una realidad, la que supone que el futuro de los líderes de barrios y quarteiraos, sea incierto.

¿Qué se produce en estas antiguas fábricas?

Se dice que UFA vistió a los mozambiqueños, y sobre todo a sus militares. La fábrica UFA fue fundada por los portugueses alrededor del 1950 para fabricar goma y caucho que se usaría para la suela de los zapatos de las personas que pisaban tierras mozambiqueñas.

Muestra de la goma fabricada en la antigua fábrica UFA

Varios años después de que los portugueses abandonasen el país, Mozambique entró en una gran crisis que, entre otros, supondría la privatización de mucha de su industria. El estado cedió parte de la fábrica a los chinos, ya que con la gestión mozambiqueña no solo la fábrica no tenía ganancias, sino que tenía perdidas. El estado tampoco tenía el poder de inversión que necesitaba una fábrica como esta, y se opta por alquilar parte de la nave, para que sea explotada por economías extranjeras.

Parece que alguien dentro de la fábrica nos oye, y tras la puerta aparece una mujer de origen chino, que nos recibe amablemente en portugués. Nos invita a entrar, no sin antes repartirnos una mascarilla para cada uno como indica la normativa.

Interior de la antigua fábrica UFA, actualmente

Donde hasta el 2012 era la maquinaria portuguesa la que fabricaba goma y caucho, ahora son las máquinas chinas con mano de obra mozambiqueña y supervisión y gestión china, que fabrican las bolsas de plástico en las que las mamás entregan al cliente las frutas y verduras que venden a la vuelta de la esquina.

Quizás es un pensamiento demasiado romántico, de ninguna forma acorde con la realidad, no lo sé, pero me gustaría pensar que volveremos de aquí a unos años y que quien nos recibirá tras la puerta de la fábrica no será la mujer china sino el joven o la joven mozambiqueña que ha cogido las riendas de la fábrica.

Bolsas de plástico fabricadas en la antigua fábrica UFA

¿Por qué querrías a un colono como amigo?

A la sombra de un gran árbol que durante años ha reunido a vecinos en asamblea, hay una pequeña casa que cuenta la historia de un señor portugués que poseía una fábrica de ladrillos. Al que aún hoy, recuerdan como un buen vecino.

Tras la independencia de Mozambique, los portugueses tuvieron que literalmente huir del país, y los pocos portugueses que quedaron fueron perseguidos por los mozambiqueños. La mayoría de los portugueses vivían en la Cidade de Cimento (casas altas de ladrillo sobre terreno asfaltado), lo que era para los pocos portugueses que quedaban una zona relativamente segura.

El señor portugués de la fábrica de los ladrillos vivía en la humilde Cidade de Caniço (ciudad de caña con casas con techo de chapa). Pese a su procedencia portuguesa, él era mozambiqueño y se había ganado la estima y confianza de sus vecinos, que lo trataban como a uno más. Pese a ello, por miedo a represalias tuvo que huir del barrio, y fueron sus vecinos quienes lo escoltaron hasta la Cidade de Cimento, protegiéndolo del resto de ciudadanos que querían fuera de su país a aquellos que los habían colonizado durante años.

Esta es una historia particular, donde entre el terror, el imperialismo y el odio, es protagonista la unión entre personas de dos pueblos.

¿Dónde crecen los grandes revolucionarios?

Samora Machel, enfermero y primer presidente de Mozambique, Eduardo Mondlane, el arquitecto del frente de liberación de Mozambique (FRELIMO), Marcelino dos Santos, Simbabe. Son algunos de los nombres de los líderes impulsores de la liberación, todos ellos del partido de la FRELIMO, cuyas fotos en tamaño real en blanco y negro cubren las paredes de la secretaría del barrio de Chamanculo. Se dice que muchos de los revolucionarios crecieron en el barrio de Chamanculo, de los cuales muchos no pudieron volver a su amado barrio, viéndose obligados a huir al exilio al vecino Tanzania.

La brutalidad de las fuerzas policiales portuguesas (PIDE) acabó con la vida de Eduardo Mondale el 3 de febrero con una bomba carta, poco antes de la independencia del país. En el caso de Samora Machel el avión en el que volaba se estrelló en extrañas circunstancias. Callando para siempre a voces que se alzaron en contra del imperialismo.

Foto de los líderes del frente de liberación de Mozambique (FRELIMO), con Samora Machel en la mitad

3 comentarios
  1. Casero
    Casero Dice:

    Cómo molan estos posts que mezclan historia y andanzas. ¡Enhorabuena!

    Qué bueno saber que a través de esta ventana podremos ir conociendo estos pequeños trozos de la historia que nos ha sido negada por el occidente-centrismo (¿se dice así?) de nuestra visión. A menudo se piensa en la Historia como aquello que estudiamos en la escuela desde nuestro prisma occidental y occidentalizado, pero cuantas historias de cuantos pueblos caen en el olvido, amigos. Y más en África en la que nuestra confusión desde el norte homogeneiza todo un continente con una sola idea, cuando seguramente esconde el territorio más socialmente diverso de la tierra.

    Ansioso por seguir leyendo pedazos de esa historia que no nos ha sido mostrada.

    Abrazos, a cuidarse

    Responder
  2. Dani
    Dani Dice:

    Gracias! La verdad es que fue una visita muy interesante y queríamos compartirla.

    En ocasiones, no somos conscientes de que la transición del colonialismo a la independencia de los países africanos no es sólo una efeméride, si no que esconde miles de historias que merecen ser contadas para que no caigan en el olvido.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 comentarios
  1. Casero
    Casero Dice:

    Cómo molan estos posts que mezclan historia y andanzas. ¡Enhorabuena!

    Qué bueno saber que a través de esta ventana podremos ir conociendo estos pequeños trozos de la historia que nos ha sido negada por el occidente-centrismo (¿se dice así?) de nuestra visión. A menudo se piensa en la Historia como aquello que estudiamos en la escuela desde nuestro prisma occidental y occidentalizado, pero cuantas historias de cuantos pueblos caen en el olvido, amigos. Y más en África en la que nuestra confusión desde el norte homogeneiza todo un continente con una sola idea, cuando seguramente esconde el territorio más socialmente diverso de la tierra.

    Ansioso por seguir leyendo pedazos de esa historia que no nos ha sido mostrada.

    Abrazos, a cuidarse

    Responder
  2. Dani
    Dani Dice:

    Gracias! La verdad es que fue una visita muy interesante y queríamos compartirla.

    En ocasiones, no somos conscientes de que la transición del colonialismo a la independencia de los países africanos no es sólo una efeméride, si no que esconde miles de historias que merecen ser contadas para que no caigan en el olvido.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *