actualidades

Tesla no es fiable en cuanto a sus prácticas de sustentabilidad

La producción de automóviles eléctricos de Tesla y sus prácticas empresariales, resulta que no son del todo amigables con el ambiente, se reveló durante la segunda sesión del Sexto Intercambio Virtual de Periodismo: "Cómo investigar corrupción en temas ambientales" organizado por Border Hub. El 12 de marzo se ofreció la segunda conferencia que impartió la […]

Tesla no es fiable en cuanto a sus prácticas de sustentabilidad voces nómadas
Por Héctor Esparza

La producción de automóviles eléctricos de Tesla y sus prácticas empresariales, resulta que no son del todo amigables con el ambiente, se reveló durante la segunda sesión del Sexto Intercambio Virtual de Periodismo: "Cómo investigar corrupción en temas ambientales" organizado por Border Hub.

El 12 de marzo se ofreció la segunda conferencia que impartió la doctora Raquel Gutiérrez Nájera, integrante del Instituto de Derecho Ambiental, asociación civil que busca la protección del medio ambiente.

Cuando se difundió la pretensión de Tesla de instalar una gigaplanta en Nuevo León, la doctora Gutiérrez Nájera comenzó a indagar los procesos industriales, especialmente relacionados con el aprovechamiento del agua de la empresa propiedad de Elon Musk.

Fue difícil primero encontrar el manifiesto de impacto ambiental, y durante el periodo en que el equipo de investigación obtenía información oficial en México sobre la instalación de la trasnacional, optó por preguntar en Europa sobre las prácticas de la firma del sudafricano.

“La Asociación del Agua de Strausberg-Erkner (WSE) ha denunciado que el fabricante estadounidense de automóviles supera «constante y significativamente» los límites de aguas residuales en su planta cercana a Berlín (Alemania)”, informó la agencia Europapress; esta fue uno de los primeros hallazgos de la doctora.

Tesla no es sustentable

El tema es significativo porque tanto Nuevo León, como Coahuila, están en medio de una crisis de abasto de agua potable, y los gobiernos han tomado determinaciones de impulsar nuevas infraestructuras hidrológicas, solo que la pregunta es si éstas obedecen a la demanda humana o a la de las empresas.

“Tesla ha estado vertiendo continuamente un exceso de fósforo y nitrógeno en el sistema de aguas residuales de Gruehheide, cerca de Berlín, superando los límites hasta seis veces, según la citada asociación, la autoridad local del agua”; lo sensible es que “Tesla no ha hecho nada para abordar el problema, revela el portal Autocasión (autocasion.com).

El impacto de la construcción de la gigaplanta en Alemania es relevante, ya que para lograrlo se desmontaron 165 hectáreas de bosques cerca de Berlín, sitio de captura de agua pluvial. La obra de cemento y acero impedirá la recarga de acuíferos y acelerará la erosión de la tierra, se comentó durante la charla a distancia en el contexto del taller de periodismo ambiental.

Pese al impacto adverso en el ambiente, autoridades y empresarios celebran el tema de la generación de empleos y el crecimiento económico, marginando el deterioro ambiental que podría revertir los anteriores logros.

“Musk se rio de la idea que Tesla usara demasiada agua, ahora es un problema real”, tituló bloomberglinea.com el artículo relacionado con la ampliación de la fábrica de Tesla en Branderbugo.

“Cuando se le preguntó a Elon Musk el año pasado si la fábrica que Tesla Inc. Estaba construyendo en Alemania agotaría el suministro de agua del área, se echó a reír a carcajadas y calificó la idea de completamente equivocada. Seis meses después, el agua es una de las principales razones por las que la planta aún no produce vehículos”, así comienza el artículo de Bloomberg.

Tesla podría agravar crisis hídrica

En este contexto la doctora Irina Engelhardt, directora del departamento de hidrogeología de la Universidad Técnica de Berlín, expresó que Tesla posiblemente agravaría el problema de la escasez de agua.

Por otra parte, el flujo de la información de las autoridades mexicanas al respecto, es limitado e impreciso, y además se incumplen a cabalidad las leyes y reglamentos ambientales.

Uno de los detalles que detectó la doctora Raquel Gutiérrez Nájera y que revela un manejo laxo en la aplicación de las leyes, tiene que ver con el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) presentado por Tesla, el cual únicamente se enfoca en el cambio de uso de suelo, pero no alude a las actividades que se llevarán a cabo en esa superficie de terreno, las cuales no deben por ley separarse.

A continuación, se reproduce el análisis de la doctora Raquel Gutiérrez Nájera respecto al proyecto de Tesla en Nuevo León:

“En el municipio de Santa Catarina en Nuevo León, se pretende instalar una de las empresas más representativas dentro del ámbito de la política del nearshoring denominado MARIO, impulsado por la empresa Tesla.

“Esta gran industria automotriz pretende asentarse sobre 260 hectáreas en un predio de más de 500 hectáreas, propiedad de esta empresa.

“Es evidente que esta actividad necesitaría de una autorización en materia de impacto ambiental; en este concepto los promovientes del proyecto, Tesla, presentaron un Manifiesto de Impacto Ambiental, ante la representación en el estado de Nuevo León de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Solamente están aludiendo al cambio del uso de suelo en 260 hectáreas cercanas al parque nacional Cumbres de Monterrey. La empresa alude que solamente necesitaría el cambio de uso de suelo en la etapa de construcción; en las etapas de mantenimiento y desarrollo se presentarían de manera posterior.

Más de Voces Nómadas | Periodismo ambiental en acción: Border Hub convoca a investigadores contra la corrupción

“Si nosotros nos vamos al reglamento en materia de impacto ambiental de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, veremos que en su numeral 13 la ley indica que las actividades del orden federal se necesitará una evaluación de impacto ambiental cuando puedan causar un daño, riesgo a los ecosistemas, a la salud o al equilibrio y protección ambiental.

“El reglamento en la materia no alude qué actividades son del orden federal; sin embargo, la Constitución en su artículo 123 en su apartado A, sí nos dice que son competencia exclusiva de la federación, en su numeral 31, la industria automotriz; en este hilo narrativo el promovente del proyecto MARIO (Tesla), indica que se implantará un campo industrial para la actividad automotriz; (pero) en la manifestación de impacto ambiental presentada, menciona que solamente será por el cambio de uso de suelo.

Entonces uno se preguntaría ¿no debería la autoridad federal exigir el Manifiesto de Impacto Ambiental por el proyecto completo? El cambio de uso de suelo no puede estar separado de la actividad que en él se va a realizar y la finalidad para lo cual se pide”.

Otros textos de
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram