coahuila

Fiesta brava en Coahuila: preocupa a ambientalistas que regrese a la entidad

Aunque Coahuila prohibió las corridas de toros desde el 2015, a principios de año el tema de retomarlas fue un tópico que se puso sobre la mesa en el Congreso del Estado.

Por Voces Nómadas

El pasado martes, animalistas y ambientalistas se manifestaron al exterior del Congreso del Estado para posicionarse en contra del regreso a la fiesta brava en Coahuila, lo cual, según manifestaron, sería un retroceso.

Según informaron los medios los manifestantes fueron atendidos por el diputado Jorge Arturo Valdés Flores, sin embargo, esta manifestación reinstaló un debate que ciertamente parecía terminado y aquí planteamos el tema de manera que puedas analizarlo.

¿Qué es la fiesta brava?

La fiesta brava, una tradición arraigada en la cultura mexicana, ha sido objeto de un intenso debate en el estado de Coahuila. En medio de la pasión por esta práctica centenaria, se ha levantado una creciente preocupación por el bienestar animal y los derechos de los toros.

Este conflicto entre la preservación de una tradición cultural y el respeto hacia los animales ha generado un intenso debate en la región.

Historia y debate por el derecho animal

Coahuila, al igual que muchas otras regiones de México, tiene una rica tradición taurina que se remonta a siglos atrás. La tauromaquia ha sido parte integral de la identidad cultural de la región, atrayendo tanto a aficionados locales como a turistas de todo el país.

Sin embargo, la fiesta brava en Coahuila ha sido objeto de críticas por parte de grupos defensores de los derechos de los animales. Organizaciones y activistas han levantado la voz contra la tauromaquia, argumentando que es una forma de crueldad animal que debe ser prohibida. Han surgido protestas y campañas para abolir las corridas de toros en el estado, destacando el sufrimiento innecesario al que se someten los toros en el ruedo.

Aunque Coahuila prohibió las corridas de toros desde el 2015, a principios de año el tema de retomarlas fue un tópico que se puso sobre la mesa en el Congreso del Estado.

El debate entre la preservación de la tradición y el respeto hacia los derechos animales refleja las tensiones culturales y éticas en la sociedad coahuilense. Mientras algunos defienden la fiesta brava como parte integral de la identidad y la cultura regional, incluso un desde un ángulo económico, otros abogan por su abolición en nombre del respeto y la compasión hacia los animales.

Cabe mencionar que la primera entidad en decirle no a las corridas de toros fue Sonora desde mayo de 2013. Luego, Guerrero prohibió la fiesta brava el 31 de julio de 2014. Después lo hizo Coahuila el 21 de agosto de 2015. Siguió Quintana Roo el 28 de junio de 2019, y hasta el momento el último ha sido Sinaloa en enero del 2022.

De acuerdo con datos recopilados por organizaciones defensoras de los derechos animales, se estima que cada año miles de toros son sacrificados en corridas.

Qué daños sufren los toros

Uno de los aspectos más controversiales de la corrida de toros es el sufrimiento que experimentan los toros durante el evento. Aquí te mencionamos algunos daños físicos y psicológicos a los que se enfrenta un toro durante una corrida.

Lesiones físicas

Durante una corrida de toros, el toro enfrenta una serie de peligros que pueden causarle graves lesiones físicas. Desde el momento en que sale al ruedo, el toro es sometido a estrés extremo, lo que puede provocar taquicardia, agotamiento y desorientación. Los picadores y banderilleros infligen heridas en el cuello y el lomo del toro, debilitando su fuerza y resistencia. Finalmente, el matador intenta matar al toro con una estocada certera, pero en muchos casos, el toro no muere de inmediato y sufre agonía antes de sucumbir.

Impacto psicológico

Además de las lesiones físicas, el toro también sufre un intenso trauma psicológico durante una corrida. El estrés y el miedo son constantes para el animal, quien se ve obligado a enfrentarse a un entorno hostil y a ser acosado por los toreros y el público. El ruido ensordecedor de la multitud, el olor a sangre y la sensación de estar acorralado pueden causar un profundo sufrimiento emocional en el toro, que puede manifestarse en comportamientos agresivos o de resignación.

Consecuencias a largo plazo

Los daños sufridos por un toro durante una corrida pueden tener consecuencias a largo plazo para su salud y bienestar. Las heridas infligidas durante el evento pueden dejar cicatrices permanentes y causar dolor crónico al animal. Además, el trauma emocional causado por la experiencia puede afectar la salud mental del toro y su capacidad para adaptarse a su entorno después del evento.

Otros textos de
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram