actualidades

Celulares, Bluetooth y Wifi: los mayores emisores de contaminación electromagnética

Desde el 2006, cada 24 de junio se conmemora el Día Mundial contra la Contaminación Electromagnética. A pocos años del nombramiento de esta fecha, sigue habiendo poca información al respecto. En México es escasa, en La Laguna es nula Por Vianney Carrera Al parecer nuestras madres tenían razón: todos los males del mundo posmoderno se […]

Por gerapinarc@gmail.com

Desde el 2006, cada 24 de junio se conmemora el Día Mundial contra la Contaminación Electromagnética. A pocos años del nombramiento de esta fecha, sigue habiendo poca información al respecto. En México es escasa, en La Laguna es nula

Por Vianney Carrera

Al parecer nuestras madres tenían razón: todos los males del mundo posmoderno se originan desde el celular. 

El simple hecho de dormir con el teléfono a un lado de la cama, utilizar conexiones Bluetooth, o también usar por un tiempo prolongado la computadora, hacen que nos intoxiquemos de la contaminación electromagnética, también conocida electropolución, o en inglés, electrosmog

El término hace referencia a la presencia excesiva de radiación de cualquier espectro electromagnético. Ocurre cuando un organismo vivo (en este caso, nosotros los humanos) pasa un largo periodo en contacto de forma directa o indirecta con cualquier fuente de radiación capaz de producir un campo electromagnético. 

Todas las herramientas que usamos a diario para trabajar o entretenernos, son causantes de estas ondas que generan daños a la salud. Algunos ejemplos serían las antenas de telefonía, conexiones Wifi, Bluetooth, radares, subestaciones eléctricas o líneas de alta tensión.

¿Qué podemos hacer para evitar la contaminación electromagnética?

Es una realidad que no podemos dejar de lado las computadoras y los celulares. Además de que dichos objetos se volvieron parte de la cotidianidad, también son herramientas de trabajo, así como de localización. 

El ingeniero mecánico y catedrático del Instituto Tecnológico de La Laguna, Eduardo Guajardo Mesta, explicó que es imposible no ser conductores de dicha radiación, ya que nuestro cuerpo es un conductor y emisor natural de energía electromagnética. 

“Esto no es nuevo. Muchos de los aparatos que utilizamos, sobre todo para las comunicaciones remotas, emiten radiaciones electromagnéticas. Esas radiaciones electromagnéticas tienen influencia obviamente en el cuerpo humano. Nosotros mismos somos conductores de la electricidad y del magnetismo, incluso fuente de magnetismo. Recordemos que uno de los principales transmisores de la energía eléctrica es el agua y nuestro cuerpo (se compone) alrededor del 70 por ciento (de) agua”, explicó Guajardo Mesta sobre el tema. 

Entre los efectos secundarios que se derivan de una sobreexposición a la electropolución, son padecimiento de tumores, así como problemas de todo tipo, ya sea de presión sanguínea o neurológicos

Sin embargo, hay pequeñas acciones que el especialista recomendó a la población para que estemos lo menos posible expuestos a la radiación:

Apagar los dispositivos cuando no se estén utilizando.

  • Apagar los dispositivos cuando no se estén utilizando.
  • Evitar dormir con el teléfono celular cerca y con la señal del Wifi encendida.
  • Restringir el uso de celulares cuando no sea necesario, sobre todo a niños.
  • Utilizar auriculares con cable en lugar de dispositivos Bluetooth.
  • Limitar la exposición a antenas de telefonía celular y líneas de transmisión de alta tensión.

Fuente: Instituto Tecnológico de La Laguna

Aunque las medidas se cataloguen como pequeñas acciones, los beneficios a la salud de cada individuo se van a ver reflejados en un periodo de largo plazo. 

Poca documentación sobre el tema

En el 2002, el tema de la contaminación electromagnética se puso a la mesa en el Congreso de la Nación para generar acciones con el objetivo de evitar las consecuencias de salud provocadas por dicho fenómeno en México. Después de 11 años, las medidas son prácticamente nulas.  

En el país, no existe un registro como tal de cuál podría ser la cantidad de ciudadanos afectados por los efectos secundarios de la radiación. Por ejemplo, no se sabe cuántas personas podrían tener problemas de salud debido a la electropolución. La Comarca Lagunera no es la excepción. Tampoco se lleva a cabo un registro y mucho menos, alguna investigación local para poder profundizar el tema. 

Un paso que se dio en materia de investigación y de importancia de salud fue cuando en 2006, después de la celebración de un congreso de la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) en Benevento, Italia, se declaró oficialmente que el 24 de junio se iba a conmemorar el Día Mundial contra la Contaminación Electromagnética

Sin embargo, quienes se suman a la causa para visibilizar las consecuencias de la electropolución, en su mayoría son organizaciones no gubernamentales.

Por lo que no estaría de más que las instituciones educativas de nivel superior, así como las dependencias públicas de medio ambiente y de salud, pudieran comenzar a visualizar la importancia en los estragos en la salud que este tipo de contaminación tiene en la población en general.

Así que ya saben, a cuidarse del electrosmog y hacerles caso a sus mamás.

Otros textos de
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram