actualidades

Calidad del aire en Torreón: "extremadamente mala"

Hoy por la mañana, la calidad del aire en Torreón se midió como "extremadamente mala", según la escala que mide la Dirección General de Medio Ambiente de la ciudad y que se puede encontrar en la página web oficial del municipio de Torreón. En este artículo podrás encontrar la actualización diaria de la calidad del […]

Por Voces Nómadas

Hoy por la mañana, la calidad del aire en Torreón se midió como "extremadamente mala", según la escala que mide la Dirección General de Medio Ambiente de la ciudad y que se puede encontrar en la página web oficial del municipio de Torreón.

En este artículo podrás encontrar la actualización diaria de la calidad del aire y, más abajo, todo lo que debes saber sobre las partículas y otros indicadores que determinan este importante asunto, que es vital para cuidar la salud pública.

Calidad del aire en Torreón en estos momentos

De acuerdo a la fuente oficial, la calidad del aire en Torreón en estos momentos detectada por la estación T-01 en el Centro Cultural José R. Mijares precisa alta concentración de partículas PM 10, PM 2.5, Óxido de Nitrógeno, Dióxido de Nitrógeno y Dióxido de Azufre, las cuales, se explicará más adelante de este artículo, pueden afectar seriamente el sistema respiratorio de la ciudadanía.

En la siguiente tabla se puede observar el esquema de medición que permite determinar la calidad del aire en Torreón.

Y aquí adelante, el promedio de concentración de partículas contaminantes y algunos indicadores medioambientales que determinan la calidad del aire en Torreón.

Diagnóstico general a considerar sobre la calidad del aire en Torreón

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la recomendación es que la concentración anual de PM10 no debe exceder los 20 microgramos por metro cúbico (µg/m³) para proteger la salud humana. Además, la OMS establece un límite de concentración promedio diaria de PM10 de 50 µg/m³, el cual no debe excederse más de 35 días al año.

El día de hoy, esta concentración alcanzó los 455 µg/m³ a las 9 de la mañana, sin embargo, es necesario mantener un monitoreo se las siguientes horas del día para considerar el promedio diario.

Por otro lado, las pautas de la OMS indican que la concentración diaria máxima recomendada para PM2.5 es de 25 microgramos por metro cúbico (µg/m³) como media durante un período de 24 horas. Esto significa que, en promedio, la concentración de PM2.5 no debe exceder los 25 µg/m³ en un solo día para proteger la salud humana de los efectos adversos a corto plazo. En Torreón, estas partículas alcanzaron un 68 µg/m³.

Aquí adelante están las especificaciones diarias y anuales de concentración, según como las regulamos en México, mediante la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-2021.

Estas dos concentraciones ambientales son las más importantes para diagnosticar la calidad del aire en Torreón, sin embargo, existen otras partículas que también deben considerarse para hacer tener un panorama extenso del asunto de la calidad del aire en Torreón, aquí abajo se exponen las definiciones de todas partículas a considerar.

¿Qué se mide de la calidad del aire en Torreón?

Si el lector se encuentra con esta información es importante que conozca qué son las partículas que los detectores de la calidad de aire miden y por qué puede ser un peligro para la salud de los y las habitantes de Torreón.

Partículas PM10

Las partículas que podemos ver en los gráficos del apartado anterior, conocidas como PM10, son un tipo específico de contaminantes atmosféricos. El término "PM10" se refiere a "partículas en suspensión de 10 micrómetros o menos de diámetro". Estas partículas son pequeñas partículas sólidas o líquidas en el aire que son lo suficientemente pequeñas como para ser inhaladas por las personas.

Las PM10 pueden provenir de diversas fuentes, como la combustión de combustibles fósiles (como el escape de vehículos, la quema de carbón, etc.), actividades industriales, procesos de construcción, polvo del suelo y otros. Debido a su tamaño diminuto, estas partículas pueden penetrar profundamente en los pulmones y, en algunos casos, ingresar al torrente sanguíneo, lo que puede causar una serie de problemas de salud, como problemas respiratorios, exacerbación de enfermedades cardiovasculares y problemas en el sistema respiratorio. Es por eso que las concentraciones de PM10 son monitoreadas y reguladas por agencias gubernamentales en muchos países para proteger la salud pública y mejorar la calidad del aire.

Partículas PM2.5

Las PM2.5 son otro tipo de contaminantes atmosféricos, similares a las PM10 pero de un tamaño aún más pequeño. El término "PM2.5" se refiere a "partículas en suspensión de 2.5 micrómetros o menos de diámetro". Estas partículas son aún más pequeñas que las PM10 y tienen la capacidad de penetrar más profundamente en los pulmones y, en algunos casos, incluso ingresar al torrente sanguíneo.

Al igual que las PM10, las PM2.5 pueden provenir de diversas fuentes, como la combustión de combustibles fósiles, actividades industriales, incendios forestales, emisiones de vehículos, procesos de construcción, polvo del suelo, entre otros.

Debido a su tamaño diminuto y su capacidad para penetrar profundamente en el sistema respiratorio, las PM2.5 representan un riesgo significativo para la salud humana. La exposición a concentraciones elevadas de PM2.5 se ha asociado con una serie de problemas de salud, incluidos problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares, exacerbación de enfermedades pulmonares crónicas y efectos adversos en la salud reproductiva.

Al igual que con las PM10, las agencias gubernamentales en muchos países monitorean y regulan las concentraciones de PM2.5 para proteger la salud pública y mejorar la calidad del aire. Los estándares de calidad del aire establecidos por estas agencias a menudo incluyen límites para las concentraciones de PM2.5.

Ozono

Las partículas de ozono, también conocidas como ozono en la troposfera, son un componente importante de la contaminación atmosférica. A diferencia del ozono estratosférico (la capa de ozono que protege la Tierra de la radiación ultravioleta dañina), el ozono troposférico se encuentra en la parte más baja de la atmósfera, conocida como troposfera, donde es un contaminante.

El ozono troposférico se forma a partir de reacciones químicas entre los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV) en presencia de la luz solar. Estos compuestos son liberados por fuentes naturales, como los bosques y los incendios forestales, así como por fuentes antropogénicas, como los escapes de vehículos, las emisiones industriales y las actividades agrícolas.

Las partículas de ozono pueden tener efectos adversos en la salud humana y en el medio ambiente. La exposición a niveles elevados de ozono troposférico puede causar una serie de problemas respiratorios, como irritación de las vías respiratorias, exacerbación de enfermedades respiratorias crónicas (como el asma y la bronquitis) y reducción de la función pulmonar. Además, el ozono troposférico puede dañar los tejidos vegetales, afectando a los cultivos agrícolas y a los ecosistemas naturales.

Debido a sus efectos perjudiciales, las agencias gubernamentales en muchos países monitorean y regulan los niveles de ozono troposférico para proteger la salud pública y mejorar la calidad del aire. Los estándares de calidad del aire establecidos por estas agencias a menudo incluyen límites para las concentraciones de ozono troposférico.

Óxido de nitrógeno

Las partículas de óxido de nitrógeno (NOx) son compuestos formados por la combinación de oxígeno y nitrógeno durante procesos de combustión a alta temperatura, como los motores de automóviles y las centrales eléctricas. Estas partículas pueden contribuir a la formación de smog y lluvia ácida, así como afectar la calidad del aire y la salud humana.

Dióxido de nitrógeno

El dióxido de nitrógeno (NO2) es un gas de color marrón rojizo que se forma principalmente por la oxidación del óxido de nitrógeno (NO) en presencia de la luz solar. Es un contaminante atmosférico común generado por fuentes como el tráfico vehicular y las actividades industriales. La exposición a altos niveles de dióxido de nitrógeno puede causar irritación respiratoria, exacerbación de enfermedades pulmonares y contribuir a la formación de smog y partículas finas.

Óxidos de nitrógeno

Los óxidos de nitrógeno (NOx) son una familia de compuestos que incluyen tanto el óxido nítrico (NO) como el dióxido de nitrógeno (NO2), así como otras especies relacionadas. Son contaminantes atmosféricos generados principalmente por la quema de combustibles fósiles en vehículos, plantas de energía y procesos industriales. Los óxidos de nitrógeno pueden contribuir a la formación de smog, lluvia ácida y partículas finas, y tienen efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente.

Dióxido de azufre

El dióxido de azufre (SO2) es un gas incoloro con un olor acre que se produce principalmente por la combustión de combustibles fósiles que contienen azufre, como el carbón y el petróleo. Es un contaminante atmosférico común asociado con la generación de energía, la industria y el transporte marítimo. La exposición a altos niveles de dióxido de azufre puede causar problemas respiratorios, irritación de los ojos y contribuir a la formación de smog y partículas finas.

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro e inodoro que se produce principalmente por la combustión incompleta de combustibles fósiles, como la gasolina, el gas natural y el carbón. Es un contaminante atmosférico peligroso que puede ser mortal en concentraciones elevadas. El monóxido de carbono se une a la hemoglobina en la sangre, reduciendo la capacidad del cuerpo para transportar oxígeno y causando síntomas como dolor de cabeza, mareos y, en casos severos, la muerte.

Otros datos a considerar en estas mediciones

Como se puede ver en los gráficos, también es importante considerar datos atmosféricos que influyen en el esparcimiento de estas partículas contaminantes y dañinas para el ser humano y la salud de los seres vivos en general.

Estos indicadores pueden ser la velocidad del viento, la dirección del viento, la temperatura, la humedad relativa, la presión barométrica, la lluvia y la radiación solar, cada uno de ello es importante tenerlo en cuenta para medir el impacto de salud que puede ocasionar en la ciudad.

Repercusiones de tener mala calidad del aire en Torreón

La mala calidad del aire puede tener una serie de consecuencias para la salud pública, que van desde efectos leves hasta graves. Algunas de las principales consecuencias incluyen:

  1. Problemas respiratorios: Las partículas contaminantes presentes en el aire, como el PM2.5 y el PM10, pueden irritar las vías respiratorias, causar inflamación en los pulmones y aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias como el asma, la bronquitis crónica y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  2. Enfermedades cardiovasculares: La exposición a largo plazo a la contaminación del aire puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluyendo la hipertensión arterial, los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares. Las partículas finas en el aire pueden penetrar en el torrente sanguíneo y causar daño en los vasos sanguíneos y el corazón.
  3. Problemas neurológicos: Algunos estudios han sugerido que la exposición a la contaminación del aire puede estar relacionada con un mayor riesgo de trastornos neurológicos, como el deterioro cognitivo, la demencia y la enfermedad de Alzheimer, aunque la investigación en esta área aún está en curso.
  4. Efectos en la salud infantil: Los niños son especialmente vulnerables a los efectos de la contaminación del aire debido a su sistema inmunológico inmaduro y a que respiran más aire por kilogramo de peso corporal que los adultos. La exposición a la contaminación del aire puede aumentar el riesgo de problemas de desarrollo pulmonar, asma infantil, bajo peso al nacer y enfermedades respiratorias agudas.
  5. Impactos en la salud mental: La mala calidad del aire también puede tener efectos en la salud mental, como aumentar el estrés y la ansiedad, y reducir la calidad de vida en general.

La mala calidad del aire puede tener un impacto significativo en la salud pública, aumentando la carga de enfermedades respiratorias, cardiovasculares y neurológicas, así como afectando la salud de los niños y la salud mental de la población en general. Por lo tanto, es crucial tomar medidas para mejorar la calidad del aire y proteger la salud pública.

Otros textos de
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram