arquitectura
Crédito de la fotografía: 

Architecture realis: la verdadera arquitectura contra la arquitectura fake

Autor:  Jesús Tovar

Dedicado al Arq. Sergio Guerrero Herrera (QEPD) de Guerrero Herrera Arquitectos

Antecedentes 

Ha sido muy común desde siempre, no solamente en la Laguna, sino en todas partes del mundo, que la gente confunde lo que es la verdadera Arquitectura (Architecture realis) de la que no es, la arquitectura falsa (fake architecture). Esta arquitectura de poco valor está cada vez más presente en nuestras ciudades mexicanas y Torreón no es la excepción.

Muchos piensan que la obra de valor se edifica solamente al utilizar los materiales de vanguardia o los que siempre están a la última “moda”, los más rimbombantes o incluso usando formas torcidas (solamente porque son “bonitas”), nada más alejado de eso.

Este tipo de arquitectura (que no merecía el nombre, por cierto) generalmente es de calidad inferior y superficial. La verdadera arquitectura (Architecture realis) tiene una serie de características muy profundas que pocas personas entienden o las aplican y es menos común todavía verla plasmada en la Comarca Lagunera.

El reto es que el gremio local la investigue, la reflexione y la haga realidad lo más pronto posible para lo que debemos crear una cultura arquitectónica. Nada es fácil en la vida.

Aunque nos cueste mucho o no lo queramos reconocer, seguimos viviendo en una realidad que sigue dividiendo a la población en diferentes niveles socio económicos cada vez más marcados. La verdadera Arquitectura (Architecture realis) por su calidad aspira a ser democrática y para todos.

Esta no hace distingos y la otra sí. Por otro lado, y aunque necesario, el mercadeo en arquitectura hace de la obra un mero objeto comercial, crudo y vacío. La arquitectura se vende por imagen y no por el peso específico que ésta contenga o por el nivel de vida que genere a sus usuarios y qué son sus características más importantes.

Por supuesto, es más fácil entender una imagen bajada de redes sociales que un concepto arquitectónico complejo. En la actualidad hay pocos arquitectos que plasman conceptos de valor en su obra y para el resto es más fácil venderla como una marca aspiracional o esnob. El concepto arquitectónico de peso no cualquiera tiene la capacidad de crearlo, pero sí los hay solamente hay que tomarse el tiempo de investigar a fondo a los profesionales disponibles.

Por lo tanto, la arquitectura falsa (fake architecture) engaña a sus clientes de muchas maneras e incluso con sus famosos “renders” que no terminan siendo construidos como lucen y con los que “cierran” la venta de proyecto de calidad muy dudosa. 

En términos generales, en La Laguna hay un desconocimiento de nuestra identidad regional y por lo tanto muy escasa cultura del desierto, la cual hemos venido promoviendo por años. Se viene valorando más por necesidad que por conocimiento.

Esta cultura es imperativo el estudiarla seriamente por el simple hecho de que somos habitantes del desierto de Chihuahua. Lo anterior sería muy diferente si fuéramos habitantes de la tundra, del pastizal, de la selva o incluso del trópico. Este conocimiento forma parte sin duda de nuestra identidad y tendría que formar parte de nuestra obra.

Por otro lado, también es muy conocido el malinchismo que existe en ciertos sectores de la población los cuales son consumidores de modelos extranjerizantes por encima de los locales. Esto genera que lo nuestro no se valore y no se ponga en primer lugar. Nuestra arquitectura y nuestros arquitectos. Es también una triste realidad que hay un nulo sentido de pertenencia ya que muchos desconocemos quiénes somos y hacia dónde vamos.

Esta es una reflexión clave que deberíamos de hacer todos para evolucionar. Gracias a este nulo sentido real de pertenencia, se cae en el error además de pensar que la arquitectura es un medio para alcanzar una realidad aspiracional o también llamada “Arquitectura wannabe” (de la cual ya he escrito en el pasado), una arquitectura que quisieran tener muchos para sentirse más americanos, españoles, ingleses, holandeses, menos mexicanos y mucho menos laguneros. Esa es nuestra realidad.

La arquitectura también ha sido utilizada para demostrar poder y riqueza. Resultado del uso excesivo de acabados exóticos, ostentosos y caros, la mayoría no encontrados en la región sino en el extranjero. Esta forma de ser solamente refleja una desmedida codicia que nos separa a los miembros de nuestra sociedad en lugar de buscar la cohesión y la sana convivencia. Este tipo de Arquitectura falsa (fake architecture) que la definiría más como mera construcción, divide, separa y además no tiene una aportación social ni de valor en el campo de la Arquitectura con A mayúscula.

arquitectura

Cómo debería de ser la verdadera arquitectura (Architecture realis)

La verdadera arquitectura (Architecture realis) debería de ser mexicana y lagunera.

Debería de ser todo lo contrario a lo descrito arriba en este texto y debería de surgir de una profunda reflexión de nuestra identidad y nuestra localidad, una verdadera cultura del desierto de una ciudad porfiriana y siempre diversa. Debería de ser creada a partir de sólidos conceptos arquitectónicos (ejercitando el uso de la razón) y realizada por profesionales con habilidades y experiencia comprobados por el gremio y por la sociedad. 

Miquel Adriá el director de Arquine le ha abierto la puerta a un servidor para publicar a nivel nacional y latinoamericano en nuestra columna Una mirada desde Torreón lo que se realiza arquitectónicamente en nuestra región. Tenemos la obligación de publicar obras de valor. Hasta el día de hoy solamente hemos publicado textos sobre cuatro obras. ¿Qué obras de arquitectura de valor se están haciendo actualmente en la Comarca Lagunera? ¿Se están copiando solamente modelos como lo descrito en este artículo? ¿Predominan las propuestas o la Arquitectura falsa (fake architecture)?

La realidad es que la mayoría de los despachos de arquitectura son copiones de ideas que no les pertenecen y es una pena porque nos estamos equivocando terriblemente en pos de una actividad que no solamente sirve para lucrar sino que también debería de servir para trascender con edificios de primer nivel. Esta es una responsabilidad compartida entre los clientes que deberían de saber más lo que han de exigir y de los arquitectos que deberían de ofrecer lo mejor de su talento. Estos despachos siguen ofreciendo obras de arquitectura que dejan mucho que desear. Tenemos un gran reto por delante, los laguneros merecemos sin duda la mejor obra disponible, es decir, la verdadera arquitectura (Architecture realis).

Sí hay arquitectos laguneros que puede realizarla solo tómese el tiempo de buscarlos.

Otras colaboraciones de Jesús Tovar
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram